1- Mantenga un horario regular para acostarse y despertarse.
El organismo tiene un ritmo llamado circadiano, y sacarlo de ese horario lo perjudica. Este ritmo no distingue fines de semana, por lo cual trate de comenzar y terminar más temprano las salidas nocturnas. Levantarse más tarde tampoco es una solución a este problema.

2- Establezca una rutina tranquila antes de la hora de acostarse.
Haga una pausa relajada entre las actividades del día, con su carga de estrés y ansiedad, y el momento de ir a dormir. Es bueno tomar un baño caliente o ducha, pero al menos una hora antes de acostarse, para no estar acalorado en exceso.

3- Cree un entorno propicio para el sueño.
Usted pasa un tercio de su vida durmiendo: logre un cuarto fresco, calmo, oscuro y confortable. Si su compañero de cuarto ronca, se mueve en exceso o tiene malos hábitos de sueño, ocúpese de que corrija esos problemas con un especialista.

4- Duerma sobre un colchón y una almohada confortable.
Asegúrese de tener un colchón confortable. Si comparte la cama, debe ser adecuado para ambas personas y lo más ancho posible. No se olvide de una buena almohada que le permita una postura cómoda. Las sábanas de algodón son las más recomendables.

5- Utilice su cuarto sólo para dormir y compartir sus afectos.
Su dormitorio NO es su oficina. Quite el material de trabajo, computadoras, relojes a la vista, el celular y el televisor.

6- Termine de comer por lo menos 2-3 horas antes de su horario habitual de acostarse.
Evite comidas con mucha grasa o muy abundantes y restrinja los condimentos. Tome poco líquido cerca de la hora de acostarse para reducir los despertares nocturnos para ir al baño.

7- Finalice su ejercicio físico por lo menos dos horas antes de acostarse.
Hacer ejercicios antes de irse a dormir hará que le cueste más dormirse porque aumenta el nivel de alerta y sube la temperatura corporal. Se sabe que una temperatura corporal más fría ayuda a iniciar el sueño.

8- Evite la cafeína cerca del horario de acostarse.
Puede mantenerlo despierto. Los productos como el café, té, bebidas cola y chocolates, son estimulantes y permanecen en el cuerpo de 3 a 5 horas (a veces hasta 12 horas después).

9- Evite la nicotina (cigarrillos, habanos y otros productos con tabaco).
Utilizados cerca del horario de acostarse puede ocasionarle un sueño deficiente. La nicotina es un estimulante y puede ocasionarle dificultades para dormir (además de otros graves problemas a su salud). Nunca fume en la cama o cuando esté somnoliento, por el riesgo a quemaduras.

10- Evite la ingesta de alcohol cerca del horario de acostarse.
Aunque mucha gente piensa que el alcohol es sedante, en realidad interrumpe el sueño, causando despertares nocturnos. El consumo de alcohol ocasiona noches de sueño no reparador. Si sus problemas de sueño persisten, consulte con un especialista en sueño.